Cría y selección del pachón navarro

La muestra

28.12.2012 10:47

La muestra.

La muestra es la consecuencia de la percepción-detección de una presa, a través de los órganos sensoriales del perro. Puede venir de la mano del sentido visual, auditivo u olfativo (detección ante la cual, nuestros perros de caza, de muestra, realizan una parada antinatural). 
La actitud estática, de inmovilidad, que muestran las denominadas razas de muestra, no deja de ser una actitud  menos natural dentro de la familia de los cánidos. Los canidos son depredadores. La actitud normal de un canido ante la localización de una pieza (presa), es la captura de la misma a través de la persecución de esta (instinto predatorio, acoso y derribo).
El caso es, que a través de la selección que el hombre ha llevado y sigue llevando hoy en día a cabo, se han logrado determinadas razas de perros, las cuales anteponen ese instinto natural-primigenio de depredación (acoso y derribo), en pos del ejercicio de la muestra. La muestra, es sencillamente una forma de lenguaje corporal a través de la cual el hombre y el perro de muestra se comunican. Es la manera que tiene el perro de decir “aquí hay algo”. Esta actitud (de muestra), conlleva que el cazador realice las labores cinegéticas con mayor tranquilidad y comodidad, proporcionándole el tiempo suficiente, para preparar la culminación del lance.
La muestra, no es otra cosa, mas que una evolución cinegética del perro de caza. Evolución, fomentada por la mano del hombre, el cual a través de los años, ha ido seleccionando una serie de individuos que ejecutaran dicha conducta. De este modo, se ha conseguido modificar las conductas cinegéticas instintivas y primigenias del perro de caza (acoso y derribo) para provocar otras menos naturales como es la muestra (que el perro, espere la llegada de su dueño). Además de ello, el hombre ha conseguido que la muestra se transfiera genéticamente, convirtiéndola en instintiva dentro del grupo de los perros de muestra.
¿Cómo surge esta transformación en la forma de cazar?
Se me hace fácil pensar, en que tiempo atrás, unos cazadores que hace años cazaban con perros, contemplaron como algunos de los perros con los que cazaban, adoptaban una postura extraña, más propia de los felinos que de los canidos (estatuaria, de rigidez). Tras acercarse para comprobar que ocurría, ¿por qué el perro se comportaba de aquella manera? Observaban la huida precipita de la pieza al considerarse esta descubierta. Tras comprobar en situaciones posteriores, que se reproducía una y otra vez la misma secuencia, comprendieron que el perro les estaba indicando el lugar exacto donde la presa se refugiaba.
¿Y como ocurre esto? ¿Como y por qué el perro realizaba esta parada?
Aquí nos encontramos con los dos razonamientos más lógicos:
1º- El perro, digamos de forma instintiva, le dio por realizar dicha acción (la muestra), tras la cual se fueron seleccionando y cruzando ejemplares que mostrasen las mismas actitudes cinegéticas.
2º- El perro, mediante un aprendizaje de ensayo y error, lo que conocemos como experiencia, comprobó como sus anticipaciones atolondradas, propiciaban la huida de la pieza en reiteradas ocasiones, tras las cuales, comprendió que debía ser mas cauto en esas aproximaciones, naciendo de este modo la muestra y la guía.
No obstante, ambas situaciones exigen un mínimo de autocontrol emocional en el individuo, al igual que cierta facilidad de comprensión y capacidad de razonamiento, lo cual implica aunque no necesariamente, una mayor inteligencia.  En definitiva, lo que trato de explicar es, que el hecho de que un perro realice o no la muestra, es fruto directo de la conjunción entre enseñanza, aprendizaje y desarrollo cognitivo del individuo.

 

Nuestro agradecimiento por el artículo a D.José Antonio Campos Lunar (Psicoterapeuta canino)
happydogpsychology.webnode.es

 

Contacto

Javier

loscuatroalamos@hotmail.com

Carretera Villaconejos-Titulcia Km 3,200

628 935 928
También se atiende WhastApp

Buscar en el sitio

© 2012 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode